Categoría:

La pandemia no afectó únicamente la comercialización de productos de consumo. El sector que provee a la industria también tuvo que adaptar la forma en que llegaba a otras empresas.

Las ventas que antes se daban en contexto de ferias o a través de marketing especializado, ahora han mutado hacia el ecommerce. El mercado B2B se ha consumerizado y es necesario utilizar herramientas que antes se circunscribían a las prácticas de consumo.

Cada vez encontramos más marketplaces de tecnología y productos especializados para la producción y otras industrias orientadas a satisfacer la demanda del mercado empresarial. Esto trae aparejado diferentes desafíos como la competencia que busca resolverse a través de técnicas probadas en el retail.

A pesar de que su público sean clientes corporativos, las soluciones que el sector se ve obligado a ofrecer están relacionadas con el sector de consumo: apelar a las emociones, chats en directo, entornos sociales, etc.

Ya el mero hecho de que el sector B2B tenga un ecommerce es un cambio radical. Estas empresas no se habían encontrado antes con la necesidad de ofrecer sus productos en el ámbito digital. Esto presenta tanto la oportunidad de internacionalizarse como el problema de la consistencia y precisión de la traducción del mensaje.