¿Cómo encontrar trabajo en el extranjero?

Índice

Internacionalización Marketing de contenidos Traducción PYMEs

flags.png

¿Te gustaría salir del país a buscar un nuevo futuro pero no sabes por dónde empezar? ¿Qué destino es el mejor? ¿Es más recomendable aprender el idioma antes de marcharte o durante tu estancia? ¿Qué documentos hay que completar para salir a la Unión Europea o fuera del continente? Todos estos detalles los vamos a ordenar y te los vamos a explicar para que sepas los pasos a seguir para trabajar en el extranjero.

Es una decisión que requiere meditación y valoración. Para empezar hay que redactar un currículo en inglés que sea presentable. Para ello podemos contar con traductores profesionales que nos ayuden de manera eficaz y económica. Tramitar papeleos con embajadas y gobiernos en el caso de marcharte fuera de Europa. Abrir una cuenta bancaria en el país en el que te instales. Y lo más difícil; entender contratos, funcionamiento de la Seguridad Social, etc. Para ello de nuevo pueden ponerse a tu servicio las plataformas de traducción profesional online, para que todo quede claro hasta que controles el idioma.

Actualmente, España cuenta con un 22,5% del paro que afecta especialmente a los jóvenes (el paro en los menores de 25 años está en casi 50%). Buscarse un futuro fuera de nuestro país suele ser la mejor opción para los que ya llevan tiempo sin trabajar. Al principio no es fácil. A pesar de dedicar parte de nuestro tiempo a aprender el idioma, hay que situarse y hacerse con las costumbres del lugar, hacer contactos e ir ganando experiencia. Pero todo esfuerzo tiene su recompensa ya que normalmente las condiciones laborales suelen mejorar.

¿Qué destinos son los mejores para trabajar?

Australia, es uno de los mejores destinos para que vivir al menos una temporada. El visado de estudiante te permite trabajar 20 horas, pero es requisito imprescindible apuntarse a una academia de inglés. Muchos jóvenes españoles ya se han aprovechado de este sistema aunque han tenido que ahorrar mucho antes de marcharse ya que los billetes no son nada baratos. Esto sumado a los gastos que supone vivir allí las primeras semanas y la escuela de inglés convierte a Australia en un destino caro para comenzar de nuevo. Sin embargo, en cuanto dominas el idioma resulta mucho más fácil encontrar empleo y así conseguir un permiso de trabajo. Llegados a este punto el cambio es significativo, ya que los salarios son mucho más elevados que en España.

En Nueva Zelanda también se puede comenzar el proceso del mismo modo. Ir con un visado de estudiante y trabajar mientras se aprende inglés. Para los más jóvenes, con edades comprendidas entre los 18 y los 30 años existe la posibilidad de obtener una de las 200 Working Holiday Visa que cada año ofrece el gobierno neozelandés para pasaportes españoles y latinoamericanos. Estas visas te permiten trabajar legalmente 6 meses por año, aunque la gente suele trabajar más tiempo. Se suele encontrar trabajo en sectores como servicios de hostelería, hostales, restaurantes y bares o en la agricultura, recogiendo hortalizas y frutas si el nivel de inglés es bajo. Si, por el contrario, se está cualificado y se habla inglés existen muchas más opciones interesantes.

En la Unión Europea todos los ciudadanos de los estados miembros tienen derecho a trabajar en cualquiera de ellos sin necesidad de preocuparse por visados y otros trámites burocráticos. Es una gran ventaja, así que plantearse algún país de la Unión como nuevo destino es una de las mejores opciones. Pero no todo es tan fácil. El idioma es fundamental para salir a cualquiera de los países miembros a trabajar. Aun que no sea un requisito imprescindible sí es recomendable tener al menos un poco de nivel ya que a veces solo con el inglés ya se encuentra trabajo en países no anglosajones. Hoy en día los países que más extranjeros reciben en búsqueda de empleo son Reino Unido, Suiza y Alemania. Para buscar trabajo en Europa puedes empezar creando tu perfil en Eures, un portal de empleo a nivel europeo.

Algunos países de Latinoamérica como Brasil, México, Argentina y Chile están experimentando un fuerte crecimiento económico. Una gran ventaja para vivir en Latinoamérica es el idioma. En general no hay necesidad de aprender uno nuevo, excepto en Brasil. Las costumbres y la forma de vida tienen mucho que ver con la española por lo que la adaptación del extranjero suele resultar más sencilla. Además muchas empresas españolas tienen presencia en estos países, según el Informe de IE 2012 hay 3600 empresas sólo en México.

En América del Norte, concretamente en Canadá existe un tipo de visado semejante al neozelandés. Es el International Experience Canada. Este permite trabajar legalmente en el país a personas entre 18 y 35 años pero las plazas son limitadas por lo que conviene estar alerta y revisar su web a menudo. En Estados Unidos sin embargo, es mucho más difícil acceder a un permiso para trabajar de forma legal. Normalmente los permisos de trabajo los gestionan las empresas que contratan a sus empleados desde sus países de origen y luego son trasladados a Estados Unidos. Los sectores con mayores posibilidades de empleo son el financiero, la informática y la ingeniería. Ni la visa de estudiante ni la visa de turista nos permiten trabajar legalmente. Con estos visados solo se puede acceder a trabajos de baja cualificación donde los sueldos son mínimos y sin declarar, con los riesgos que ello conlleva.

En Asia es mucho más complicado encontrar trabajo cualificado que en Europa u otros lugares del mundo. Los trabajos con buenas condiciones están limitados sólo a los nativos del país, por temas legales o burocráticos. En algunos países exigen unos niveles mínimos académicos. Lo ideal para trabajar allí decentemente es: tener estudios cualificados, experiencia laboral, un buen nivel de inglés e idiomas asiáticos. Si a esto le sumamos que tenemos contactos de ciudadanos asiáticos o europeos residiendo en Asia será aún más sencillo vivir allí. Los países que mejores puestos ofrecen son Japón, Singapur y Corea del Sur. En China, Tailandia, Vietnam, India y Malasia empieza a haber un gran número de inmigrantes de occidente y el sector puntero donde trabaja la mayoría es la enseñanza. Sobre todo lo que más se demanda son profesores de inglés, algunos de español, pero es una minoría en comparación con el inglés. Otros sectores que dan trabajo a occidentales en Asia son la ingeniería y el sector informático. Eso sí, es imprescindible dominar el inglés.

El idioma

Lo ideal antes de enfrentarte a una entrevista de trabajo en cualquier país del mundo es tener un nivel medio alto de inglés. Tienes que darte cuenta de que compites con otras personas que pueden tener más nivel que tú o ser directamente bilingües. Antes de mudarte al extranjero debes de estudiar el idioma del país escogido al menos para tener una base sólida que luego podrás mejorar desde allí sea por la convivencia con personas locales o por la escuela en la que continúes tu aprendizaje allí o por la combinación de ambas.

¿Cómo buscar trabajo fuera desde España?

Puedes consultar las webs de empleo en la Unión Europea como EURES o de los gobiernos oficiales del país que te interese. Normalmente en las embajadas te informan de cómo acceder a estas páginas oficiales.

Ya son muchos los que se han ido a probar suerte fuera de nuestras fronteras y seguramente conozcas a más de uno. Llama a tus contactos. Siempre es bueno ver qué posibilidades hay y nadie mejor para informarte que alguien que lo está viviendo en primera persona.

Si prefieres probar la vía de siempre y trasladarte directamente a probar suerte es otra opción y puede salirte muy bien, por qué no. Sin embargo el factor riesgo está ahí y hay que tenerlo en cuenta: los gastos pueden no tener límite si empiezas a ver que pasa el tiempo y no encuentras trabajo.

Las agencias de colocación nos ayudan a conseguir entrevistas, prepararlas, conocer la burocracia de los países en los que queremos probar suerte, etc. Te permite no gastar más de lo necesario y multiplicar tu eficacia para conseguir trabajo. Las posibilidades de encontrar empleo de esta manera suelen ser más eficaces que haciéndolo por cuenta propia. Pero todo es comprobarlo por uno mismo.

La Unión Europea es uno de los destinos más escogidos entre los españoles. No sólo por la cercanía sino por la facilidad burocrática. Si es una de tus opciones te explicamos aquí algunos pasos a seguir para homologar tus títulos.

En términos generales las titulaciones oficiales que se consiguen dentro de la Unión Europea permiten igualmente ejercer la profesión en cualquier país de la unión.

Sin embargo puede ocurrir que alguna actividad competente no dé por homologado el título que presentes. Para ello puede serte útil la Red Naric. En caso de tener que homologar tendrías que dirigirte al corresponsal en el país en el que quieras residir; el corresponsal español podría servirte como intermediario.

Si tu título es de Formación Profesional, en Todofp puedes encontrar información sobre homologaciones de títulos de FP.

Europass son cinco documentos para presentar tus capacidades y cualidades en Europa. El objetivo de Europass es facilitar la movilidad de trabajo entre países de la Unión Europea. Dos de los cinco documentos puedes elaborarlos tú (curriculum vitae europass y pasaporte de lenguas) y los otros tres se solicitan y serán expedidos por la autoridad educativa (documento de movilidad y suplementos al título).

Suplemento Europeo al Título: Es un documento adjunto a un título Universitario o de Formación Profesional o Certificado de Profesionalidad donde se describen los conocimientos y capacidades del profesional. Es un documento útil para la movilidad y forma parte de los documentos Europass. Muchos han probado suerte y han conseguido desempeñar sus oficios con condiciones justas lejos de casa. Podría pasarte a ti también. Si no te arriesgas nunca lo sabrás.

Fuentes:

Guía Práctica ¿Cómo buscar empleo en el extranjero?

Trabajar en el extranjero: Todo lo que necesitas saber.

Irse a trabajar al extranjero: Países para emigrar